sábado, 2 de agosto de 2014

Augusto Schuster, revelación en la Argentina y amor: "Sueño con pasar el resto de la vida con Barbie"

A los 14 años, Augusto Schuster (21) dio sus primeros pasos actorales, a nivel profesional, enAmango, una  infanto juvenil chilena. Ya desde la historia de sus genes corría el arte en la sangre: su padre, también llamado Augusto –que falleció en el 2004-, era un gran cantante folclórico. Un talento también heredado por su hermana, María Consuelo, actualmente una de las voces  más destacadas de su tierra.
Pese a que su papá no lo vio jugar "en primera" –en términos televisivos- Schuster, desde muy pequeño, ya deleitaba a su  con sus comportimientos artísticos por su fuerte inclinación a la música y al baile. "Me empezó a picar el bichito de cantar y de bailar en  y haciendo cosas en el colegio", describe en una charla imperdible con Ciudad.com.
Pero, ¿cómo fue su llegada a la Argentina, país que hoy lo adoptó y lo valora como artista por su trabajo en Somos Familia y en Tu cara me suena? Su desembarco fue en 2010, de la mano de Cris Morena, sin dudas una cazatalentos que lo vio en la versión chilena de Rebelde Way y le ofreció hacer una participación especial en Casi Ángeles. Desde ese pequeño fogueo en la TV local, su carrera fue en un paulatino pero próspero ascenso, convirtiéndolo en figura en ambos países.
En la Argentina, además, encontró el amor en Barbie Vélez (20), con quien  se comprometió y tiene planes de casamiento para 2015. "Estoy muy enamorado. Ella me hace muy feliz y yo a ella", asume
- Estás con un presente laboral muy exitoso en la Argentina. Con Somos familia y Tu cara me suena traspasaste la pantalla, ¿cómo vivís este momento?
- Estoy muy feliz de poder participar en las dos cosas. A la gente le gusta mucho la novela, que está al aire, porque es familiar y tiene un contenido muy sano. Es algo que hacía falta en la televisión; y Tu cara me suena me permitió otra plataforma para mostrar otra faceta mía: la del canto y el baile, que son cosas que a mí me gustan mucho. Así que gracias a Dios se me dio la oportunidad de estar en los dos proyectos y que la gente vea las dos cosas.
- ¿Cómo es tu vínculo con la fama y la exposición?
- Tranquilo, siempre tratando de seguir con mi vida normal. Soy muy unido a mi familia, mis amigos y a mi gente cercana. Sabiendo que todo esto es un trabajo y hay que ser responsable por la identificación y el afecto que uno puede llegar a lograr en el otro, ya sea en un fan o en una persona que te ve desde la pantalla.
- En tu casa, ¿cuáles son los consejos que te dan para seguir con los pies en la tierra y hacer tu camino?
- Me dicen que lo viva tranquilo, que sepa que es algo bonito recibir el cariño de la gente, y que haga mi camino con respeto. Pero, fundamentalmente, lo que me hace estar con los pies en la tierra es estar cerca de mis afectos.
- ¿De qué parte de Chile sos? ¿Cómo está constituida tu familia?
- Nací en Santiago de Chile. Mi familia está compuesta por mi mamá, Consuelo; por mi papá Augusto, que falleció cuando yo tenía 11 años; y mis dos hermanas mayores: María Consuelo y Catalina
- Teniendo el arte en los genes, ¿cuándo te diste cuenta que querías ser actor y músico?
- Fue de casualidad, me empezó a picar el bichito de cantar y de bailar en casa y en el colegio. Pero cuando tuve mi primera oportunidad de hacerlo más profesionalmente me di cuenta que me encantaba y que quería que sea una carrera. Entonces, decidí que era a esto a lo que yo me quería dedicar.
- En la Argentina, además de trabajo, encontraste el amor. ¿Barbie Vélez ya fue presentada en tu casa?
- Sí, fue presentada ¡y la recibieron muy bien! Están todos muy contentos y, obviamente, la quieren mucho.
 Hace poco tu novia hizo una osada producción fotográfica, ¿sos celoso?
- Siempre un poco de celos genera, pero es algo inevitable, porque es el resultado de estar con una mujer tan hermosa y radiante como ella. Siempre la van a mirar, eso es inevitable.
- Se dijo que la habías invitado a que se vaya a vivir con vos a Chile, por tus trabajos allá. ¿Es así?
- Ella también tiene ofertas laborales en Chile y es una realidad que yo voy a estar trabajando allá. Pero las razones, de si quiere o no ir a vivir allá, se las tenés que preguntar a ella.
- ¿Pero a vos te gustaría vivir con ella?
- A mi me encantaría, yo quiero estar con ella, siempre. Mi idea es hacerla feliz, más allá del país en donde sea. Quiero estar junto a ella.
- Antes de Barbie, ¿tuviste muchas novias? ¿Alguna famosa?
- Tuve una sola novia. Era actriz, en Chile...
- Además de conquistar a Barbie conquistaste a Nazarena, una madre muy presente y celosa. ¿Cómo te la ganaste?
- Simplemente le reflejé el cariño y el amor que siento por su hija, supongo que es eso lo que ella vio en mí, que es súper real: yo amo mucho a su hija. Ella me hace muy feliz y yo también a ella. 
- Además, ¡se viene el casamiento!
- Sí, ja, ja... obviamente hemos hablado de casamiento. Por ahora nos comprometimos, tenemos un anillo y sueño pasar el resto de la vida juntos. ¡Ojalá así suceda!
- Volviendo a lo laboral, ¿de qué se trata el nuevo proyecto que estás haciendo en tu país? 
- De mi nuevo trabajo y de mi personaje en Chile no puedo hablar mucho porque recién lo estamos empezando a grabar. Todavía no tiene nombre el proyecto, pero está saliendo a flote. Es una novela, de las que acá se verían a las nueve de la noche, pero que allá se transmite a las ocho. Es una comedia que está muy buena.
- En algunos medios chilenos ya te comparan con Benjamín Vicuña, ¿qué pensás de eso?
- Las comparaciones van a existir siempre por un tema de carreras y porque somos los dos del mismo lugar, más allá de la diferencia de que yo también apunto a la música. Para mí sería un honor hacer todo lo que él ha hecho en la Argentina. Él es un gran actor y, que me comparen, es un enorme honor. Lo conozco, le tengo mucho respeto y admiración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada