martes, 26 de agosto de 2014

A bailar con Lali Espósito

lali espositoCreció entre pantallas. La vimos saltar de la niñez a la adolescencia en tiras como Rincón de Luz, Floricienta y Chiquititas, de Cris Morena, la misma productora que en 2007 la requeriría para el éxito juvenil Casi Ángeles. En los tres años que duró esa tira, ella explotó su costado más teen y rebelde. Entonces, se sumó a las giras teatrales de la banda derivada de la serie, TeenAngels, incursionó como modelo de indumentaria femenina y de distintas campañas de lencería.
Pero fue el año pasado cuando Lali Espósito dio el gran salto, sin el madrinazgo de Cris Morena: actuó en la exitosa telenovela Solamente vos, de Pol-ka, junto a Adrián Suar y Natalia Oreiro; se lanzó como cantante solista y fue premiada como la Mejor artista latina en los Kids Choice Awards de Estados Unidos. “Fue un año de enorme crecimiento. Me gusta mucho trabajar, lo hago desde los 10 años y siempre trato de aprender de quienes me rodean. En la sombra de la noche, a la madrugada, laburaba en el disco; así que el 2013 fue de los mejores años de mi vida”, sintetiza la joven artista de 22 años en diálogo exclusivo con Hoy.


Una nueva etapa
A bailar es el título del álbum debut de Espósito, que camina entre el pop y el dance. Por la euforia y sensualidad de Lali, está pensado para ser escuchado en vivo: “Los shows son muy coreográficos y el público tiene un protagonismo total. El objetivo siempre fue entretener, pensando desde la visión del público y no desde la del artista. Faltaba entregar esto a la gente y buscamos la manera de hacerlos divertir”, define su espectáculo la exTeenAngels, quien luego de una maratón de conciertos en el porteño teatro Opera, el próximo viernes 29 de agosto, desde las 20, se presentará en el teatro Coliseo Podestá (10, entre 46 y 47).

Esta nueva etapa vino con música, pero también con un perfil más sensual… ¿Por qué decidiste mostrarte así?
Es algo lógico de mi crecimiento. Sería muy falso y poco genuino seguir mostrándome súper teen y súper aniñada, porque yo tengo 22 años. Me parece que A bailar fue un gran acierto, un proyecto independiente que llevó mucho esfuerzo mental, pero fue la mejor elección que hice, porque lo soñé desde siempre. No siento que haya sido brusco, no es que esto le convenga a mi carrera. Simplemente soy yo, pienso así, bailo así, hago campañas en las que puedo mezclar mis 22 años y mi parte sexy con un costado más divertido. A veces, también hay canciones que requieren que me muestre así; soy actriz y me gusta jugar con eso. Pero no hago nada con lo que no me sienta cómoda.

¿A la hora de buscar referentes, quienes te definen?
Si tengo que pensar en el pop local, nuestros representantes absolutos son los chicos de Miranda! De afuera me gustan los artistas que fusionan. Obviamente, Madonna es la Reina del Pop, pero también están Rihanna, Shakira.

Más allá del pop, ¿te animarías a incursionar en otros géneros?
Claro que sí. Voy buscando mi propio camino. El día de mañana puede ser el rock u otro estilo. Tengo la característica de abrirme, de hacer lo que me divierte. Ahora es el pop, pero en el próximo disco puede ser el hip hop o el rap, que también me gustan.
Actuar es la tarea
Lali Espósito precisa que, en su caso, la música y la actuación “se retroalimentan”.
En realidad, es algo que le sucede a quienes son hijos del mundo Cris Morena, cuyas telenovelas están íntimamente ligadas con el musical. Por ello, la artista dice que esta etapa “alimenta mucho a la actriz, porque mañana me voy a parar en un set de grabación con otro aprendizaje”.
Entonces, ¿no te olvidás de la actriz?
Obvio que no. Hay una propuesta muy fuerte para volver con una telenovela de Pol-ka, el año que viene. La última vez que hablé del proyecto, todavía estaban pensando en el galán. Adrián Suar barajaba el nombre de Benjamín Vicuña, de Gonzalo Heredia. Pero no sé mucho. Estoy relajada porque todavía falta, ya habrá tiempo para informarme.
La polémica con Violetta
En mayo pasado, Lali y la intérprete de Violetta, Martina Stoessel, se vieron envueltas en una polémica. Todo comenzó luego de que algunos medios afirmaran que Violetta sufría anorexia. La chica Disney, junto a su familia y su novio Peter Lanzani, denunció “bullying mediático”. Entonces, Lali  -que en 2012 participó de una campaña contra ese fenómeno- salió al cruce, porque creía que se estaba banalizando la problemática.
¿Qué pasó realmente?
De mi parte, nada. Opiné como cualquier persona. Yo no tengo nada en contra de ella, no la conozco, no tengo relación. Pero leí en Twitter el término “bullyng mediático” y lo único que hice fue preguntar qué significaba, porque para mí no existía, me sonaba raro. Aclaro que no quise molestar a nadie; a mí me gusta llevarme bien con la gente, hasta con aquellos que son más nuevos en el medio. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada