domingo, 2 de marzo de 2014

Emilia Attias, enojada con los rumores de su supuesta y polémica dieta: "¡Jamás bajé 11 kilos!"

Es una bomba sexy y luce su figura sin complejos ni prejuicios. Sus curvas tienen un secreto: desde hace muchos años, Emilia Attias es vegetariana y, en 2008, adoptó una particular técnica de alimentación llamada O Ring Test, desarrollada por el médico estadounidense especialista en acupuntura Yoshiaki Omura.

Pero la actriz de Mis amigos de siempre también fue centro de polémica, porque desde hace unas semanas se la vio más delgada de lo habitual, encendendo la alarma. Al mismo tiempo, comenzó a circular el rumor de que habría perdido la increíble cifra de 11 kilos. Emilia conversó con Ciudad.com y aclaró los rumores sobre su supuesta (y preocupante) pérdida de peso.

“No, no, no. No perdí 11 kilos, está re exagerado. Primero que no es una dieta, es mi manera de alimentarme desde hace varios años. Comencé por nutrición, no para adelgazar sino para ser consciente de mi alimentación, consumir alimentos orgánicos que no tienen toxinas. Todo al revés, fue en pos de la salud, no de la estética”, explicó Attias.

"Nunca bajé 11 kilos. Me ven más flaca porque estoy entrenando, habré perdido dos kilos y se me 'chupa' la cara".

Para no dejar lugar a dudas, la actriz enfatizó su desmentida. “Nunca bajé 11 kilos. ¡Jamás! Ahora me ven más flaca porque estoy entrenando y habré perdido dos kilos. Nunca varío mucho el peso. Al bajar dos kilos, se me 'chupa' la cara”, explicó la joven. Si bien Emilia cuida mucho su alimentación, afirma que se permite algunas licencias. “Tampoco es tan estricto, soy muy tranquila. No soy una obsesiva que sigue a rajatabla una dieta. Si voy a comer a un bodegón no pido lechuga orgánica, como lo que hay”, aseguró.

¿En qué consiste el O Ring Test?


Karina Fuks, la nutricionista y deportóloga que atendió a Attias, explicó el método. “Lo que hay que hacer es poner la comida en frasquitos para evocar una imagen de esa comida y que el pensamiento esté en esa comida. Primero que nada, siempre le hago una encuesta a las personas y veo qué sistema les va mejor para cada uno; por ejemplo, hay alimentos que son saludables para una persona y no para otra”, relató en el programa Hola Chiche.

"Comencé por nutrición, no para adelgazar sino para ser consciente de mi alimentación. Fue en pos de la salud, no de la estética".

“Es una técnica que sirve para encontrar sensibilidad hacia algunos alimentos: el paciente hace una O con el índice y el pulgar de la mano, y con la otra toca el alimento. Funciona con la glándula timo, que se maneja mucho con las sensaciones para agrandarse o achicarse. Si uno evoca una sensación desagradable, disminuye la fuerza. Si lo hace con alimentos saludables en cambio, no puede abrir el dedo”, aseguró la profesional.

"No soy una obsesiva que sigue a rajatabla una dieta. Si voy a comer a un bodegón, no pido lechuga orgánica, como lo que hay".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada