domingo, 2 de marzo de 2014

China Suárez: "No estoy arrepentida de mi relación con Nicolás Cabré"


La actriz habla por primera vez después de su ruptura con el padre de su hija y protagoniza una espectacular producción de fotos.


Solo pasaron cinco meses de la última entrevista con ¡Hola! Argentina, pero la vida de Eugenia Suárez (21) dio un gran giro: después de un año y medio de noviazgo, se separó de Nicolás Cabré (34), el papá de su hija Rufina, de seis meses. El pasado 2013 estuvo sembrado de momentos intensos, pero la "China" dice que lo vivió como algo natural. "Mi vida es un poco así siempre. En mi casa me decían que era como un terremoto: llegaba cantando, tiraba todo, se me caían las cosas, vivía bailando… Todo lo vivido el año pasado coincide con mi manera de ser. Mis decisiones suelen ser muy drásticas", asegura.
–¿O sea que, según vos, todo fue muy coherente con tu modo de ser?
–Totalmente. Soy impulsiva y ansiosa y a veces hiriente, porque no me enojo nunca, pero cuando me enojo soy fatal. Ese es un punto que me gustaría cambiar. Con todo lo demás de mi esencia me llevo bien.
–¿Qué cambió con la maternidad?
–Hay muchas cosas trilladas que te dicen, pero cuando sos mamá son tan reales... Mis prioridades cambiaron, ya no me engancho con pavadas y me importa muy poco lo que digan. Rufina me hace feliz cada día y me encanta que un ser tan chiquito dependa tanto de mí.
–A pesar de lo independiente que sos…
–¡Claro! Ella se acostumbró al tipo de vida que llevo porque la cargo y viene conmigo. La adapté a mi ritmo. Nunca sentí eso que me decían: "Ahora olvidate de vos". Rufi me acompaña y me gusta. Soy bastante relajada porque así me criaron a mí.
–¿Cómo es Rufina?
–Todavía es muy chiquita, pero para mí es un monje tibetano. Yo le digo la "Budita". Tiene una paz y una templanza increíbles, es recontra simpática, se ríe, todo le viene bien, come bien, duerme muchas horas, hace todo bien… ¡Es divina!
–¿Tienen fecha de bautismo?
–Mmm… ¡Ya la bautizamos! Y por suerte nadie se enteró. Fue en una capilla en Pilar. Los padrinos fueron mi amiga Agustina y Diulio, el hermano de Nico.

UNA MAMA EN LA TELEVISION

La actriz protagonizó una espectacular producción de fotos para ¡Hola! Argentina.  Foto:  / Sebastián Arpesella


–Ahora volvés al trabajo después de casi un año sabático.
–Sí, tengo muchas ganas de volver porque tengo la suerte de poder combinar sin problema la maternidad con mi trabajo. La idea es llevar a Rufina conmigo a grabar. Ya tengo el camarín reservado, tendremos una cuna, el calienta mamadera… Rufi va a estar tres veces por semana. Yo voy a grabar de lunes a viernes, pero la idea es no sacarla tanto.
–¿Quién la va a cuidar esos días que se queda en tu casa?
–Entre mi mamá y Sabina, una chica que conozco desde hace un montón y que Rufi ama.
–Y cuando tu novela esté al aire vas a competir en horario con Nicolás.
–Ni lo había pensado, pero creo que no vamos a llegar a competir. Igualmente no me presiona la competencia, nunca me importó y mucho menos con Nico.
–Volvés con una novela con todas las letras: heroínas, galanes, amores no correspondidos…
–¡Me encanta! Me gustan las cosas nuevas. Yo hago de una chica que viene de una familia de mucho dinero, rebelde, que busca su propio camino y se cruza con el personaje de Mariano Martínez, que es fletero. A Mariano lo adoro, ya trabajamos juntos y nos llevamos bárbaro.
–¿Qué te guía a la hora de elegir tus trabajos?
–Soy mandada y muy intuitiva. No lo medito mucho, hago lo que tengo ganas o me divierte.

"YO DESDRAMATIZO Y TRATO DE NO ENROSCARME"

–¿Sos intuitiva también en otros aspectos de tu vida?
–Sí, con todo. Me doy cuenta enseguida cuando alguien no me cae bien. Y no tengo vuelta atrás, me cierro. Pero cuando alguien tiene buena energía y me gusta y tenemos empatía, soy toda suya. [Se ríe].
–¿Qué es lo que hace que te cierres?
–Me cierro cuando hay gente que viene con mala onda o con intención de hacer conventillo… Eso me aleja totalmente. Yo desdramatizo y trato de no enroscarme. Para mí es natural reaccionar tranquilamente cuando me vienen con preguntas malintencionadas. Tengo un montón de cosas para ser feliz y cuando me pasa algo malo, obviamente, sufro pero sé que en algún momento va a pasar. Soy relajada y muy segura de mí misma.
–Cuando te separaste de Nicolás, fuiste la primera en confirmarlo.
–Me parece más sano decir las cosas como son. Yo sé que hay algunos periodistas que están esperando que me enoje porque eso es lo que vende. Como dice una amiga: "Yo aplico la aplanadora del amor".

UN MOMENTO DE DECISION


–¿Vivís la separación como un fracaso?
–No. La vivo como algo que no funcionó, como algo mucho más simple. Me hubiera encantado lograr la familia unida, pero si no se puede no se puede. No sé qué puede suceder el día de mañana, hoy nos pasa esto. Lo que tengo clarísimo es que volvería a elegir a Nico como el padre de mi hija. Este amor me dio lo mejor que tengo: Rufina. Si pudiera volver el tiempo atrás no cambiaría nada de mi relación con Nico. No estoy arrepentida.
–¿Qué te pasa cuando escuchás: "Era obvio que estando con Cabré se iban a separar enseguida"?
–Me parece que viene de alguien muy pobre de espíritu. Además, no me subestimes, no soy ninguna tarada. Nico es enamoradizo, pero yo también lo soy. ¿Sabés cuántas parejas están juntas por años, se engañan y nadie se entera? No me gusta que me tengan lástima.
–¿Qué creés que el afuera no entiende de tu historia con Nicolás?
–A muchos les gusta buscar problemas, pero nosotros nos separamos y ya está. Es mucho más simple y si eso no vende lo siento. Vuelvo a lo mismo: hoy nos pasa esto.
–En una entrevista reciente, Nicolás también dijo: "Hoy nos pasa esto". Entonces, ¿hay chance de una reconciliación?
–¿Quién puede saberlo? No sé qué puede pasar de acá a cinco años con él, con mi trabajo, ni con nada.
–Nicolás dice que una de las mejores cosas que le pasó en la vida es haberse cruzado con vos y que seas la madre de su hija.
–Nos recontra queremos y yo lo conozco verdaderamente. Algunos me dicen: "Vos porque lo querés defender", pero no tengo por qué defenderlo.
–Y cuando se habla de Calu Rivero o Agustina Cherri, ¿tampoco te molesta realmente?
–No me importa, yo creo en Nico. Además, ya estamos separados y cada uno puede hacer lo que quiere.
–En la última entrevista con ¡Hola! Argentina, dijiste: "Cuando veo a la beba, una personita que tiene nuestra sangre, me cuesta pensar en que podemos separarnos".
–Sí, en ese momento sentía eso. De todas maneras Nico es una persona con la que voy a estar unida toda la vida y por eso es tan importante que nos llevemos bien. Yo crecí con padres separados y lo entendí de la mejor manera, no es algo que padecí.
–¿Seguís con la fantasía de tener varios hijos?
–No sé, eso es con una familia bien armada…

CUPIDO AL ACECHO

–¿Te imaginás con un nuevo amor? ¿Querés estar sola?
–No me pongo plazos. Hoy estoy feliz así, están todas mis energías puestas en Rufina. Ya veremos.
–¿Volverías a salir con un actor?
–No elijo de quién enamorarme, si me pasa me pasa. Me enamoro y ya está: soy muy apasionada.
–¿Cómo sos cuando estás con alguien?
–Soy toda de la otra persona, muy fiel, pero no me gusta que me molesten con la ropa que uso, ni con la hora a la que llego. No es de egoísta, es que somos seres individuales que elegimos estar con otro, pero no por eso dejo de tener mi personalidad.
–¿No cambiarías nada?
–Es que a veces no es que no funciona por algo mío o por algo del otro… Es que empezás a entender que no sos compatible o estás en un momento de tu vida que no podés estar al lado de otra persona. Soy muy caprichosa, me pongo insoportable y tengo cosas de nena todavía, pero eso se va a ir con los años. [Se ríe].
–Sos mamá, pero joven, con 21 años…
–Sí, me gusta salir mucho, no ir a boliches, pero sí ir a comer… La mayoría de las salidas me acompaña Rufi y si voy a un bar, la cuida mi mamá o esa noche duerme con Nico… Lo vamos arreglando.
–El 9 de marzo es tu cumpleaños, ¿es tiempo de balances?
–No, los balances los hago antes de dormir, antes de rezar, es como un ritual. Me encanta mi cumple, lo vivo como si tuviera 9 años. Soy terrible, adoro que me llamen.
–En el último tiempo, subiste fotos muy sensuales a las redes sociales…
–No es con el objetivo de calentar las redes sociales, es una foto que me gustó y la subí. Me gusta mi cuerpo, estoy muy conforme.
–¿Cómo tomás que se hable de vos como "la más linda" o "la más sexy"?
–Para mí es todo un juego. No sé, es un momento, algo muy pasajero. Lo verdaderamente importante es otra cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario