viernes, 24 de octubre de 2008

Capítulo 4: "Cenicienta" - Casi Ángeles - 2° Temporada







"Cenicienta" se llama este capitulo.
El nombre podría hacer referencia a dos cosas, una es a que Alelí leyó este cuento durante el programa y la otra es la forma en que se sentía Mar ante el desprecio de su hermana (Tefi).
En cuanto a las cosas mas importantes:
Nicolás se comunica con la mansión y los chicos en la playa para contarles que encontró a Cristóbal y Malvina y nació su hijo.
Cielo logra traspasar una puerta y descubre que Justina se está haciendo pasar por Felicitas.
Se hizo el concurso de bandas para desempatar en la competencia del campamento del Rockland High School. El equipo contrario a los Teen Angels hicieron lo imposible para que no se presenten, le rompieron la ropa a Mar, le pegaron plumas a Jazmín y dejaron a los chicos desnudos en el mar. Pero al final justo sobre la hora llegaron a tiempo para interpretar "Un Paso".


Parece que Simón es un antiguo amigo de Thiago y muy contento el nuevo le cuenta que está atrás de una chica, lo que Thiago no sabe es que ella es Mar.
Llega un helicóptero a la selva y Nicolás sube a Malvina, Cristóbal y el bebé pero le dice a Salvador que el se queda a buscar a Lleca. Justo ven ramas moverse y de ahí aparece el chico.


Nacho, Tefi y sus amigos perjudican a los Teen para que no puedan competir en el desempate. Tefi le rompe la remera que su mamá le regalo a Mar. Nacho le pone a Jazmín pegamento y plumas mientras ella se hacia masajes. Las trillizas engañan a los chicos para que se saquen las mallas y se las llevan dejándolos desnudos en el mar.


Simon le lleva ropa a Mar para que pueda salir y dar el Show con los Teen.








OFF


Aleli-
Hubo una vez una joven muy bella que no tenía padres, la criaba su madrastra, que tenia dos hijas. La hijastra era quién hacia los trabajos más duros de la casa y como sus vestidos estaban siempre manchados de cenizas, la llamaban Cenicienta.
Y mientras Cenicienta fregaba y fregaba, su cruel madrastra y sus malvadas hermanastras iban a la fiesta del príncipe. Cenicienta lloro y lloro, sabiendo que su sueño de ser una princesa nunca se concretaría, lo que no sabía era que se equivocaba.
Y así fue que con la ayuda de su hada madrina Cenicienta partió feliz hacia la fiesta, en el palacio las doncellas se peleaban por bailar con el príncipe, hasta que de pronto el príncipe y todos los invitados quedaron maravillados por la belleza de Cenicienta.
Así fue como Cenicienta, a pesar de sufrir tantas humillaciones, de no entender porque sus hermanastras se habían ensañado así con ella y a pesar de sentirse muchas veces sola, Cenicienta siempre podía contar con la ayuda de su hada madrina, porque las hadas madrinas siempre ayudan a la gente de buen corazón, y Cenicienta lo es.
Por eso pudo perdonar a sus hermanastras, y en lugar de odiarlas les enseño el camino a la felicidad. Un camino al que únicamente se llega si nunca pero nunca abandonamos nuestros sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario