domingo, 9 de noviembre de 2008

Capitulo 31. "Perro Que Ladra" - Casi Angeles - 3° Temporada

Juan Cruz tortura telepáticamente a Luca, haciéndolo sentir culpable de la ceguera de Rama.
Simón convence a la Dra. Neurosis de hacer terapia por teléfono, sin aún darse cuenta de que Sol y ella son la misma persona.
Camilo y Paz vuelven del hospital y les dan la triste noticia los chicos que Rama ha quedado ciego de por vida, aunque todavía no se lo han dicho a él.
Todos los chicos se angustian mucho y culpan a Luca y Pedro. Pedro y Luca, por separado, intentan vengarse por lo ocurrido con Rama.
Pedro termina prisionero y Luca está a punto de caer en una trampa de JC. Camilo le da la terrible noticia a Rama, quien se angustia terriblemente.
Todos intentan contenerlo pero él se deprime y pide que lo dejen solo. Teo, enterado de que Pedro ha caído prisionero, le ofrece a Paz pedirle a su gente que lo rescate, y así lavar un poco sus culpas por lo ocurrido con Rama. Paz acepta y los militantes de Cielo Abierto rescatan a Pedro.
Por su parte, el Luca del futuro, salva a Luca justo antes que pueda ser atrapado por el secuaz de JC. Luca y Jazmín, adultos, ayudan a Luca sin darse a conocer y le dejan una notita con una caja para que pueda acercarse a Rama.
Luca, desconcertado, retorna a la mansión, le pide perdón a Rama y le deja la caja diciéndole que contiene algo que le servirá hasta que logre recuperar la vista.
Rama abre la caja y se encuentra con una cachorra de perra golden retriever.


OFF

Luca:
Cuando tenía 7 años le saque dos cachorritos recién nacidos a una perra. Fue una travesura pero los cachorritos se me cayeron y murieron. Cuando la perra volvió se desesperó buscando a sus cachorros. Su ladrido era un grito terrible. Latravesura dejó de ser divertida, la desesperación de la perra me empezó a angustiar, nunca me pude sacar ese grito de la cabeza, soñaba con esa perra ladrando y ladrando. Nunca pude olvidarme de esa perra ni de ese alarido desesperado, nunca pude sacarme la angustia por no poder reparar lo que le hice. 
Cuando tenía 7 años le saque dos cachorritos recién nacidos a una perra. Fue una travesura pero los cachorritos se me cayeron y murieron. Hice cosas terribles en mi vida, cosas de las que me arrepiento, cosas que nunca terminaré de reparar. Pero el ladrido de esa perra me persigue, me atormenta. Ese ladrido va trabajando de a poco. Al principio apenas te incomoda, es como una pierda en el zapato, pero después no te deja caminar.La culpa es como un perro que ladra, no muerde, pero está todo el tiempo presente, es imposible dejar de escucharla.La culpa te cierra la boca… y el corazón. La culpa te enceguece. La culpa te encierra. La culpa te mata en vida.El arrepentimiento siempre llega tarde, pero nunca es tarde para intentar arreglar eso que hiciste mal. Reparar no vuelve el tiempo atrás pero te permite mirar hacia adelante.Tal vez jamás deje de escuchar el ladrido de esa perra. Tal vez siempre me atormente .Tal vez nunca pueda olvidar esa perra desolada llorando por sus cachorritos, pero tal vez pueda reparar algo. Tal vez algún día pueda escuchar el ladrido de un perro y ya no sentir culpa por lo que hice.


FOTOS Y VIDEOS 



Image and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic

Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic






No hay comentarios:

Publicar un comentario